Make your own free website on Tripod.com
Introducción
Templo Madre
La Fe Bahá'í
Panamá
Desafío
Naciones
Alarma
Contactos
La Fe Bahá'í

La Fe Bahá'í

La Fe Bahá'í, es la segunda más difundida de las religiones mundiales independientes después del cristianismo, establecida en 235 países y territorios a través del mundo. Abraza más de 2.100 grupos étnicos, raciales y tribales y alcanza a algunos 7 millones en todo el mundo.

Por más de un siglo, las comunidades bahá'ís alrededor del mundo han estado trabajando para romper las barreras de prejuicios entre los pueblos y han colaborado con otros grupos de igual parecer para promover el modelo de una sociedad global. En el fondo de nuestra creencia es la convicción de que la humanidad es un sólo pueblo con un destino común. En las palabras de Bahá'u'lláh, el Fundador de nuestra Fe, "La tierra es un sólo país y la humanidad sus ciudadanos." 

Bahá'ís de varias partes del mundo

Bahá'u'lláh enseñó que existe un Dios que revela progresivamente Su voluntad a la humanidad. Cada una de las grandes religiones traidas por los Mensajeros de Dios -- Moisés, Buda, Krishna, Jesús, Mahoma, Zoroastro -- representa una etapa sucesiva en el desarrollo espiritual de la civilización. Bahá'u'lláh, el Mensajero de Dios más reciente en esta línea, ha traido enseñanzas que dirige los cambios morales y espirituales del mundo moderno.

Les invitamos a enterarse más de nuestra Fe -- su perspectiva del pasado, su entendimiento del presente y su visión del futuro.

Bahá'u'lláh - La Gloria de Dios

"Yo no era más que un hombre como otros; dormía en Mi lecho, cuando he aquí, las brisas del Todo Glorioso soplaron sobre Mí y Me enseñaron el conocimiento de todo lo que ha sido. Esto no es de Mí, sino de uno Quien es Todo-Poderoso, Omnisapiente. Y Él Me ordenó elevar Mi voz entre tierra y cielo, y por eso me sucedió lo que ha hecho correr las lágrimas de todo hombre de entendimiento."

Mausoleo de Bahá'u'lláh, Bahjí

 

Bahá'u'lláh (un título árabe que significa La Gloria de Dios), nació en Teherán, Irán el 12 de noviembre de 1817. Hijo de un ministro del gobierno de Irán, desde temprana edad demostró más interés por las cosas espirituales que por el mundo de la política. Rechazó una carrera ministerial para convertirse en defensor de un movimiento que iba a cambiar el curso de la humanidad.

Durante los años de 1844 a 1853, la esperanza y el entusiasmo surgieron en Irán a raíz del anuncio del Báb (heraldo de Bahá'u'lláh) que decía que el advenimiento de un nuevo Mensajero Divino estaba cercano. Según el Báb, la humanidad se hallaba en el umbral de una Era de transformación de su vida moral y espiritual. Su Mensaje provocó la hostilidad del clero musumán, que predicaba que el proceso de revelación divina había concluido con Mahoma, y que cualquier afirmación contraria, representaba apostasía. Surgió una ola de persecuciones atroces que acabaron con la vida de más de 20,000 seguidores del Báb.

Uno de los más destacados adherentes de la nueva religión del Báb fue Bahá'u'lláh. Durante cuatro meses permaneció encarcelado y encadenado en una maznmorra subterránea llamada "el Foso Negro"; un lugar inmundo más allá de toda comparación. En medio de esas condiciones infrahumanas, enfrentando a la perspectiva de su inminente muerte, recibió la primera intimación de su Misión Divina.

La celda que ocupaba Bahá'u'lláh en la prisión Acre, Israel.

Gracias al gran prestigio de que gozaba y a la intervención de un diplomático ruso, Bahá'u'lláh no fue asesinado sino desterrado sin someterlo a juicio y sin recursos, al vecino país de Irak. Esta explusión fue el comienzo de cuarenta años de exilio, encarcelamiento e implacable persecución, que culminaron con su destierro final a Akká (San Juan de Acre en Tierra Santa, Palestina).

Una de las características más sobre salientes de la Revelación de Bahá'u'lláh es la prolífica cantidad de versos, tablas y oraciones que escribió de Su puño y letra. Entre ellas se destacan: Las Palabras Ocultas, Los Siete Valles, Los Cuatro Valles, El Libro de la Certeza, y su libro más sagrado, El Kitáb-i-Aqdas.

Bahá'u'lláh además escribio a los Reyes y gobernantes del siglo XIX acerca de Su misión y de la suerte que correrían de no obedecer los mandamientos de Dios y de no ser justos con sus pueblos. A muchos les escribió de manera específica y a otros en forma colectiva.

Bahá'u'lláh murió en Bahjí, al norte de Akká. En el septuagésimo-quinto año de su vida, al momento de su fallecimiento, la Causa que le había sido confiada en la oscuridad del Foso Negro, se encontraba establecida en los países islámicos, donde la misma había tomado forma, y luego se esparciría por América, Europa y el mundo entero.

Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de la República de Panamá